EL CONEJO EUFóRICO

29/11/2006

Quizás fue el agua de la máquina del pasillo, o el cortado corto de café de media tarde, o tal vez el té blanco con aroma de vainilla que pululaba por los despachos de la biblioteca, o simplemente el tiempo (ya se sabe que estos cambios bruscos de temperatura no van nada bien para la mentalidad humana)…

No sé lo que ha podido pasar para que, así de golpe y porrazo, media biblioteca haya perdido la compostura. Cualquier cosa tontería hacia gracia; toparse con alguien en el pasillo era motivo para conspirar contra la dirección (siempre en broma, por supuesto!) y echar unas carcajadas silenciosas. Algo así como la euforia que se tiene cuando se está drogado…

Conejo de biblioteca

El momento de máxima excitación de la jornada ha sido cuando, un compañero ha entrado al despacho muerto de risa con un libro aparentemente normal titulado “Conejo”. Se trataba de un libro infantil repleto de ilustraciones que enseñaba a los niños a cuidar a esos animales, simplemente.

Y claro, entre la euforia que se respiraba en el ambiente, la tontería que llevábamos encima y la risa floja, nos ha faltado tiempo para comentar el libro en cuestión: que si peina suavemente a tu conejo, que si busca un pajarito para que se haga amigo de tu conejo… Juegos de palabras y dobles sentidos que han hecho cerrar la puerta del despacho para no distraer al personal concentrado!!!

Menuda flipada, no recuerdo una igual desde que, hará cosa de un mes, adornamos los biombos del pasillo de la biblioteca con fotos comprometidas de algunos compañeros en la cena de empresa de verano.

¿Y a esto se le llama trabajar? Vaya manera de levantar el país…

Anuncios

GEORGE HARRISON

28/11/2006

25 de febrero de 1943 – 29 de noviembre del 2001

“He died with one thought in mind – love one another”

El 1 de Agosto de 1967 George estaba en Los Angeles en una visita a California. Había alquilado un acasa en Blue Jay Way (una calle de la ciudad), y estaba esperando a Derek Taylor (el que fuera jefe de prensa de los Beatles). Taylor sin embargo se perdió y se retrasó un poco. George utilizó un órgano Hammond que había en la casa para escribir esta canción enigmática que simplemente nos cuenta la historia. Cuando Taylor llegó a Blue Jay Way, la canción ya estaba acabada.

Magical Mystery Tour

BLUE JAY WAY

There’s a fog upon L.A.
And my friends have lost their way
We’ll be over soon they said
Now they’ve lost themselves instead.

Please don’t be long please don’t you be very long
Please don’t be long or I may be asleep

Well it only goes to show
And I told them where to go
Ask a policeman on the street
There’s so many there to meet

Please don’t be long please don’t you be very long
Please don’t be long or I may be asleep

Now it’s past my bed I know
And I’d really like to go
Soon will be the break of day
Sitting here in Blue Jay Way

Please don’t be long please don’t you be very long
Please don’t be long or I may be asleep.
Please don’t be long please don’t you be very long
Please don’t be long (2 times more)
Don’t be long
don’t be long

PLANTAR UN ÁRBOL

15/11/2006

Dicen que, antes de morir, el ser humano tiene que haber tenido un hijo, plantado un árbol y escrito un libro. No sé quien sería el artífice de tal idea, pero seguramente fue un escritor con familia numerosa y sensibilizado con la naturaleza.

Parece fácil realizar las tres tareas: todo el mundo puede tener un hijo, todo el mundo puede plantar un árbol (otra cosa es que sobreviva!) y todo el mundo puede escribir un libro (aunque no necesariamente tiene que ser publicado!). Menos el hijo, yo he plantado un árbol y he escrito un libro (aceptamos blog como sucedáneo de libro?)

Pero a lo que iba. Este preámbulo es para introducir la idea que me ronda por la cabeza desde hace días: plantar un árbol pino en un lavabo público.

Porque todo el mundo ha visitado un lavabo público. Porque todo el mundo se ha encontrado en aquella situación embarazosa de tener un apretón en un lugar extraño y tener que plantar un pino lejos de casa.

Lavabo público

No quieres hacerlo pero tampoco es que tengas más remedio. Así que entras e intentas hacer el menor ruido posible. Cuando oyes que entra alguien en el lavabo contiguo, aguantas la respiración e intentas poner “pause” a lo que estabas haciendo.

Una vez ha finalizado el ritual (“saca lo que llevas dentro”, que decía la Nina de OT), sales como si no hubieses hecho nada durante los diez minutos que te has pasado encerrada en el lavabo. Te acercas al grifo para lavarte las manos y te miras al espejo: las mejillas sonrojadas delatan la fuerza que has hecho para la ocasión.

Y ahí llegas tú, después de subir dos pisos a pie, con la consiguiente respiración acelerada (o falta de aire), y lo primero que hueles es el tufillo que ha dejado la señora mayor con mejillas sonrosadas que se está lavando las manos y te está mirando a través del espejo.

¿Qué hacer en una situación así? Preguntarle por el perfume que usa? Hacer la gracia de “aquí huele a muerto y yo no he sido”? Entrar como si no pasase nada y aguantar la respiración? Deberían inventar algo para que el plantar un pino en un lavabo público no perjudicase al prójimo (y no me refiero al ambientador de lavanda)…

Tengo la mala costumbre de dejar pasar siempre el primer tren que llega a la estación. Me da igual el destino que lleve, me gusta sentarme en los bancos del andén y disfrutar del amanecer marinero. Es, como decirlo, mi momento de paz interior antes de adentrarme a la gran ciudad.

Hace poco cambiaron aquellos bancos rojos de hierro por unos de acero (aparentemente) inoxidables. Eran más cómodos los antiguos, para qué engañarnos, pero hacen la misma función: acomodar la larga espera del viajante.

Tras observar el comportamiento de decenas y decenas de humanoides que se sientan en los bancos de la estación, he llegado a una pequeña a la par que obvia conclusión: hay mucho egoista suelto. Me explicaré.

Si el banco está diseñado para que puedan sentarse 3 personas (bueno, tal vez 4!), por qué siempre está el idiota (o la idiota!) de turno que acapara todo el espacio? Ellas llegan, se sientan y esparcen sus pertenencias: el bolso, la mochila del gimnasio, la bolsa de la comida… Ellos llegan, se sientan, se espatarran y leen los diarios con los brazos extendidos.

Y yo me pregunto, ¿por qué? ¿qué necesidad hay de ocupar todo el banco? De acuerdo, de esta manera te ahorras tener que soportar el olor a perfume barato de según quien y/o respirar el humo del tabaco del fumador de turno. Aun así, ¿qué necesidad hay de ocupar todo el banco? Si no te gusta la gente, cómprate un coche y vete al trabajo en transporte privado!

Odio el comportamiento egoista de algunos especímenes en el transporte público. Se piensan que por ir trajeados con maletín y corbata (o trajeadas con escote y zapatos de aguja!) están por encima de la ley y pueden hacer lo que les de la gana. Ejecutivo agresivo, sí, pero borrego como cualquier desgraciado que tiene que coger el transporte público a las 8 de la mañana.

ESTOY VIVA!!!

04/11/2006

Y tal día hará un mes que no actualizo el blog. Falta de tiempo, pereza, desencanto, evolución… Tal vez estos serían los términos más idóneos para describir mi ausencia:

1. Porque me paso todo el día delante de un ordenador y cuando llego a casa no tengo ganas de ponerme delante de otro ordenador.
2. Porque prefiero hacer otras cosas antes que escribir 4 palabras en una libreta digital.
3. Porque estoy desmotivada y desencantada de la blogosfera.
4. Porque, siguiendo la teoría de Darwin, para sobrevivir hay que evolucionar.

¿Y ahora qué? Pues no lo sé, sinceramente. Estoy pensando en cerrar el chiringuito a final de año (es cuando caduca el dominio) y abrir un sucedáneo de blog gratuito para seguir mi andadura por la foto-blog-esfera. De momento, ya tengo los cimientos, aunque no creo que sea lo definitivo…

[A OTRA COSA, MARIPOSA]
Siguiendo mi pasión por lo retro, revival, sesentero y popero, aquí te dejo una joya: LuxuriaMusic. Radio online donde te teletransportarás al pasado gracias al “latin jazz, breezy swinging instrumentals and vocals, groovy 60’s go-go and 70’s Bollywood soundtracks, psychedelia, quirky oddities, retro pop and surf music”. Escúchalo y ya me dirás qué tal.

Enjoy the music!
Disfruta la música!