PREFERENCIAS

22/09/2006

Creo que me voy a comprar una pistola, pero de juguete, de esas que dan el pego. No la llevaría en el bolso, no, yo la llevaría colgada en la cintura, como John Wayne en las películas del oeste.

Y es que, por lo que he observado, parece ser que si vistes de uniforme, con gorra y pistola, tienes más posibilidades de ser atendido en un bar. Eso sin tener en cuenta la amabilidad y la eficiencia del camarero de turno. ¿Acaso yo no pago lo mismo por un café con leche? También quiero que me piropeen cuando me sirven y/o me cobran la consumición!

Sentada en una de las mesas del bar en cuestión, de pronto empiezan a llegar policías y más policías. Un mal lugar para ladrones, carteristas y demás profesionales del hurto. Es la hora del desayuno y las tripas de las autoridades empiezan a hacer ruido. El camarero se olvida de los antiguos clientes y se dirige a ellos para tomarles nota. Cafés con leche, bocadillos, cervezas (con alcohol) e incluso algún chupito. Cómo se cuidan!

Hace diez minutos que pedí mi café con leche y todavía no me lo han traído. En cambio, los policías (que acaban de entrar!) ya tienen sus bocadillos en la mesa. Si ya lo digo yo, necesito una pistola de mentira para imponer autoridad ante el camarero del bar. Al menos de esta manera no tendría que malgastar diez de mis treinta minutos de descanso esperando el desayuno.

Ahora entiendo por qué, cuando llamas a la policía, te salta el contestador o te dan la excusa de que están en la otra punta de la ciudad y tardarán en venir… Están en la tasca dándose a la mala buena vida, vigilando que nadie robe en el bar en cuestión.

Anuncios

Hoy es mi último día en la biblioteca… como becaria. Atrás dejo las tardes en el mostrador de la biblioteca pasando el rato haciendo préstamos y devoluciones, ordenando libros, comentando la jugada con los compañeros, observando la vida en directo de los usuarios frikis peculiares de la biblioteca.

El círculo se ha completado: casi un año trabajando de lo que estoy estudiando, de lo que me gusta, en un lugar fantástico y con unos compañeros excepcionales. Puede sonar a peloteo, pero es la realidad. Más que un trabajo ha sido una diversión.

Pero en esta vida hay que prosperar y marcarse nuevos objetivos. Es por eso que, después de subir mi primer peldaño en la escalera laboral, ahora doy otro pasito más: dejo de ser becaria para convertirme en mileurista.

Hoy es mi último día en la biblioteca como becaria, sí, pero el próximo lunes será mi primer día como documentalista en la misma biblioteca. Aunque ya no estaré de cara al público (qué lástima, no podré ver la evolución de algunos usuarios…), sí estaré en el despacho peleándome con sumarios y resúmenes de libros.

Merche hablaba el otro día de lo difícil que era independizarse. Si tenemos en cuenta que tengo 22 años y (todavía!) vivo en casa de mis padres; que voy a formar parte de una clase social llamada mileurista y que a día de hoy las hipotecas son de por vida (50 años mínimo), preveo mi emancipación para el 2065 aproximadamente. Así que, con un poco de suerte, a los 80 años podré disfrutar de mi propio zulo loft con vistas al vecino.

A todo esto, cuando aún no he empezado mi nueva vida, tenía entendido que se trabajaba para vivir no al revés…

MYSTERY

10/09/2006

A bit of Fry and Laurie es a Inglaterra lo que Martes y 13 es a España: un dúo cómico que marcó una época en ambos países. El programa inglés, protagonizado por Stephen Fry y Hugh Laurie, era de un humor mucho más sofisticado que el español, todo hay que decirlo (ya sabemos como nos las gastamos aquí…).

Esta pequeña introducción es para contextualizar el siguiente video. Hugh Laurie (sí, el odioso maravilloso Dr. House!) cantando una misteriosa canción de amor. No sé por qué pero llevo bastante tiempo tarareándola… Me encanta!

Mystery
All my life has been a mystery
You and I were never ever meant to be
That’s why I call my love for you a mystery

Different country
You and I have always lived in a different country
And I know that airline tickets don’t grow on a tree
So what kept us apart is plain for me to see
That much at least is not really a mystery

Estuary
I live in a houseboat on an estuary
Which is handy for my work with the Thames Water Authority
But I know you would have found it insanitary
Insanitary

Taken a violent dislike to me
I’d be foolish to ignore the possibility
That if we’d ever actually met, you might have hated me
Still, thats not the only problem that I can see

Dead since 1973
You’ve been dead now . . . wait a minute, let me see
Fifteen years come next January
As a human being you are history

So why do why I still long for you?
Why is my love so strong for you?
Why did I write this song for you?
Well, I guess it’s just a mystery
Mystery

Mystery cantada 20 años después…

La biblioteca, así como Teruel, existe durante todo el año. Bueno, tal vez nos tomamos un mesecillo de vacaciones en agosto, pero los bibliotecarios también tenemos derecho a descansar, no? Parece que los ciudadanos de a pie, también llamados usuarios de biblioteca, esto no entienden.

Si fuera por ellos, la biblioteca debería estar abierta 24 horas al día durante los 365 días al año con personal amable y atento dispuesto a servir y a satisfacer las necesidades de información. Después dicen que los bibliotecarios son somos unos bordes… Y qué hay de tener que aguantar las impertinencias (en plan de broma con sonrisita incluida) de algunos usuarios?

Ayer fue el primer día que la biblioteca abría las puertas después de todo un mes de vacaciones. Como cualquier persona que trabaja, los bibliotecarios también sufrimos en llamado síndrome postvacacional, así pues, es normal que vayamos más lentos de lo normal a la hora de ejecutar nuestra tarea.

Que se acumulen cuatro pilas de libros de 50 centímetros aproximadamente encima de la mesa, que se retrasen los envíos a domicilio o que no encuentres el teléfono cuando suena no significa que seas una incompetente en tu trabajo. Sólamente es que decenas y decenas de personas se han puesto de acuerdo para devolver, a la misma hora, los libros que se llevaron antes de las vacaciones.

Y claro, allí estás tú, entre montones y montones de libros, intentado poner orden en medio del caos cuando, usuario sí usuario también, viene y te repite la misma gracia: “uy cuántos libros, se te acumula el trabajo eh (risita falsa)”. Aquí es cuando intentas reprimir tu vena borde (porque no lo olvidemos, en el fondo soy bibliotecaria!) y le sigues la corriente con otra risita falsa.

¿Es que la gente sólo se acuerda de nosotros en septiembre y en febrero cuando empieza el curso escolar y/o universitario? La biblioteca, repito, existe durante todo el año!

C’EST FINI

03/09/2006

Las vacaciones forman parte ya del pasado. Miles y miles de recuerdos se almacenan en la parte más profunda del cerebro para echar mano de ellos durante los próximos doce meses. Y es que, aunque parezca mentira, ya tenemos otra hoja escrita en primera persona en aquel libro en blanco que un día se empezó a redactar.

No sé por qué somos tan raros los seres humanos, no lo entiendo. Cuando apenas quedan horas para empezar nuestro descanso estival, ansiamos que llegue el gran momento para salir por la puerta del trabajo con la cabeza bien alta y una gran sonrisa de oreja a oreja. A medida que transcurren los días, el hastío se apodera de nosotros hasta tal punto que echamos de menos los horarios y las prisas. Y cuando tan sólo quedan unas horas para volver a trabajar, la angustia se apodera de tí de nuevo al ver que, sin remedio alguno, vuelves a la vida estresante y rutinaria.

Efectivamente, hoy es mi último día de vacaciones y esas son las sensaciones que he tenido a lo largo de estas semanas. Quiero pensar que no soy la única persona en el planeta que pasa por este mismo proceso mental antes de regresar a la vida “normal”…

[mode ironía ON]
Qué demonios, si ahora viene lo mejor de todo! Fardar de vacaciones y de moreno intenso y brillante, de lo fantástico que nos lo hemos pasado en la otra punta del mundo, de compartir tropecientas fotos y de hacernos los simpáticos y generosos regalando pongos a los compañeros de trabajo. Y si nada de todo eso ha sucedido en vacaciones, nos lo inventamos. La cuestión es haberlo pasado mejor que el vecino!!
[mode ironía OFF]